FESTIVAL INTERNACIONAL DE CORTOS VILLA DE PLENTZIA
SUNDAY, OCTOBER 9, 1977
Plentzia 48620


extra extra
VOL. VIII - 2019 EDITION

La evolución del número. Vol VIII

En Edición 2019 | 14.4.2019

Estamos programados, y no importa lo inteligente que consideremos nuestra especie, somos esclavos de nuestro instinto Mono sapiens, ese instinto que tanto disfruta tonteando con lo fatale, tanto dentro como fuera de la pantalla. Con más o menos pelo, mejor o peor adornados seguimos siendo monos encerrados en jaulas únicas y excepcionales, como dijo Ignatius, ese cómico que parece alérgico al jabón y que recuerda a un mono con dos pistolas “soy un mono con dos pistolas”. Una de esas pistolas está cargada de amor, como las flechas de Cupido, la otra, de balas afiladas dispuestas a prender y esparcirse en humo negro; en definitiva, el bien y el mal del que el mono viene provisto de serie. Esas dos fuerzas son en esencia las protagonistas del contenido audiovisual del que nos provee esa caja negra con la que tanto nos confesamos, esa ventana en la pared de nuestras salas que nos guía como en su día lo hizo Moisés a grito pelado desde el monte Sinaí.

¿Porqué hablar de monos armados hasta los dientes y adornados hasta las orejas?  ¿qué puede aportar la teoría de la evolución al cine de género? Bastante, si en un esfuerzo de imaginación tratamos de aplicar la teoría de la evolución al análisis de nuestro amado  cine de género descubrimos que pese a algunas características heredadas, el principio del cambio es el mismo, medioambiental; cambios geológicos, actualizadas estrategias  industriales, escasez de alimentos, falta de guiones originales, fluido genético de  diferentes  calidades, David Fincher, Uwe Boll, desempleo, Internet, anuncios de colonias, Supervivientes, George Pell, aumento de la población, les contertulies, muros, transgénicos, transgéneros, más muros, inteligencia artificial, HAL,  Netflix, Ana Pastor, Kim-Jong-un y  los gustos cambiantes de un público que ha hecho de la pantalla su nuevo confesionario.

La frontera entre realidad y ficción se ha difuminado. Hemos remplazado la fotografía del Santo Pontífice en la pared de nuestras casas por la caja tonta que con sus versículos audiovisuales nos redime de nuestros pecados al hacernos cómplices del crimen ajeno. Esa caja tonta que según muchos ha evolucionado y se ha vuelto ahora más lista y realista que nunca, esa caja que ha aprendido a caminar, comer o incluso a soñar con nosotros, esa caja de instrucciones que nos informa de lo increíble que es el Mono sapiens, esa caja que por el módico precio de 36 € al año una vez finalizado el periodo de prueba gratis nos conecta. Y como Ignatius, confieso que soy un mono con dos pistolas y atiendo obediente a esa caja de luz y sombra que me provee de empatía, instrucciones, paz y misericordia.

El 26 y 27 de julio la pantalla saldrá a la calle y con la iglesia Santa María Magdalena por testigo y un público fiel 18 cortometrajes competirán por llevarse el Halcón Maltés. Habrá más sorpresas, atentos a la programación. Despejar agenda para un plan diferente en un pueblo único dispuesto a seguir sorprendiendo, un pueblo que como el Mono sapiens avanza consciente de la distancia que aún le separa de un mundo mejor.

A favor del espectáculo

M