FESTIVAL INTERNACIONAL DE CORTOS VILLA DE PLENTZIA
SUNDAY, OCTOBER 9, 1977
Plentzia 48620


extra extra
VOL. VIII - 2019 EDITION

Jurado V

En Ediciones Anteriores | 6.7.2016

juradoV-anibal

Aníbal Monasterio Astobiza

Aníbal Monasterio Astobiza es graduado en Filosofía por la Universidad de Deusto, Máster en Psicología Social por la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea y Doctor en Ciencias Cognitivas y Humanidades por la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea. Actualmente investiga en la intersección de las ciencias cognitivas, biológicas y sociales y ha publicado sobre estos y otros temas en distintos foros. Aníbal a veces se siente como un extra o figurante en una película de cine negro. Si el protagonista ni siquiera cree que pueda haber un final feliz, imagínate un extra.

 

juradoV-srapolariska

Sra Polaroiska

Alaitz Arenzana y Maria Ibarretxe son las creadoras de «Sra Polaroiska en sillón de taller». Alaitz Arenzana es Licenciada en Comunicación Audiovisual. Desde sus primeras obras como artista, dejaba claro que su camino estaría vinculado a prácticas de investigación y creación más cercanas al mundo del arte, que al de intereses más industriales de la imagen. Paralelamente trabaja como realizadora de documentales, publicidad y programas de televisión. Maria Ibarretxe, Diplomada en Arte dramatico, proviene del mundo de la creación escénica y de la performance además de trabajar como bailarina y actriz en diferentes compañías. Su colaboración ha supuesto la permeabilidad de estos dos mundos en un lugar intermedio. Ambas forman parte del colectivo RUEMANIAK centrado en la investigación de la danza y las artes escénicas.

La obra audiovisual de Sra Polaroiska en Sillón de Taller gira en torno al arte de acción, la creación escénica y coreográfica. Su trabajo se basa en la búsqueda de otros espacios y lenguajes, donde el cuerpo y su relación con el espacio en el que se encuentra es siempre el principal protagonista. Ellas huyen de las estructuras convencionales de narración y de los conceptos cerrados al espectador. Sus obras, intencionadamente ambiguas, juegan con los roles asociados al cuerpo, desestabilizando la mirada del que observa, obligándole a posicionarse en aquello que está viendo. El espectador se sumerge por completo en su mundo, en el espacio que ellas han creado. Un espacio sin embargo abierto, en el que existen múltiples interpretaciones, tantas como las miradas que han observado lo ocurrido en pantalla.