FESTIVAL INTERNACIONAL DE CORTOS VILLA DE PLENTZIA
SUNDAY, OCTOBER 9, 1977
Plentzia 48620


extra extra
VOL. VIII - 2019 EDITION

El Acomodador V

En Ediciones Anteriores | 19.7.2016

La mayoría de los que estáis leyendo esto recordaréis esas máquinas que se hicieron populares a finales de los 90. Me refiero a esos artilugios que nos permitían alquilar y devolver las cintas VHS sin interactuar con la persona tras el mostrador. Y también recordaréis lo mucho que esto ayudó a alquilar cierto tipo de películas sin tener que someterse a la mirada inquisidora del dependiente o a la expresión de ascopena en el rostro de la chica del videoclub. Os suena, ¿verdad?

acomodador-2
los kleenex se pillan en el semáforo

Un gran invento. Hasta que uno intenta devolver una película porno y esta se queda atascada en la ranura de la máquina. ¿Y que hace un pajero cuyo único entrenamiento para afrontar situaciones de emergencia son capítulos sueltos de MacGyver? Correr a casa y volver con unas pinzas de cocina. Mission: recuperar la cinta antes de que sea escupida ante la incrédula mirada del siguiente cliente. Un padre de familia con su hijo en busca del último blockbuster, no recibe ¨Colegialas en celo aprenden inglés a pelo¨ con una sonrisa precisamente.
Mission Status: Failed.

acomodador-3
Nunca se me dieron bien las ranuras. Ni poner cara de póker cuando la dependienta me cobró un plus en la siguiente visita, tras leer el título de la película a viva voz en la pantalla del ordenador y comprobar la fecha de alquiler. ¨No se devolvió correctamente¨ me dijo.

Ha pasado un año desde la IV. Edición del Mikrofilm y no hay mejor imagen para describir el estado en el que se encuentra el cine comercial que la de un servidor con las pinzas de cocina. Patético.
En un año de cambios, la muerte lenta del cine comercial se mantiene constante e inexorable. Como el fuego en los carteles de las películas de Nicholas Cage o las putas fotos de gatos en Facebook.
En un año de cambios, trataremos de entender por que todas las películas que llegan a los cines son iguales y por que los responsables de semejantes aberraciones audiovisuales no son apaleados hasta la muerte, bajo la luz de la luna, por una jauría de espectadores hastiados ante tanta estupidez. Volveremos a sumergirnos en lo más profundo de los videoclubs de antaño, como Enoch Conger en el arrecife del Diablo.
Y por si todo esto no fuera suficiente, El Acomodador puede prometer y promete que en esta V. edición del Mikrofilm no faltarán comentarios fuera de lugar, chistes ofensivos contra diversos colectivos, apología de Steven Seagal y rusos blancos. Muchos rusos blancos.
Porque en un año de cambios, afortunadamente hay cosas que nunca cambian.

acomodador-1
Otra vez el puto Acomodador….